Marvin Bonheur: El ojo comprometido

Marvin Bonheur :  L’oeil engagé

Autodidacta, Marvin Bonheur destaca por su talento como fotógrafo, destacando la belleza natural de sus suburbios que le son queridos, así como la autenticidad que emana de cada momento de la vida. A través de su lente, captura la esencia de lo ordinario, captura emociones crudas y expresa un cierto grito desde el corazón a través de su arte. Durante nuestra entrevista, Marvin compartió con nosotros su pasión por el compromiso social que impregna su trabajo, brindándonos una perspectiva única sobre la justicia y la condición humana.

@romain1sndTimes

¿Hubo un momento significativo en tu carrera en el que entendiste que ibas a hacer de la fotografía tu carrera?

Es una buena pregunta. Creo que inconscientemente siempre consideré la fotografía como una opción. Me tomó un tiempo aceptar que tenía esta oportunidad de hacer de esta mi carrera. Incluso después de conseguir mis primeros contratos, me llevó al menos un año, si no dos, darme cuenta de que era una posibilidad concreta en mi vida.

Tu mets en avant “le visage des oublié.es”, autrement dit les personnes racisées, celles qui habitent dans les quartiers populaires… Est-ce le reflet de ton expérience en grandissant dans le 93, où tu as ressenti que tu étais négligé, subestimado ?

¡Francamente! Como suelo decir, no soy un entusiasta de la fotografía. Lo que alimenta mi trabajo es el deseo de vengarme de la vida que pude llevar cuando era un joven negro de barrio. Les notions de racisme, d'exclusion et de discrimination à l'école, ainsi que les difficultés que j'ai rencontrées en cherchant une formation, un travail… Toutes ces frustrations ont suscité en moi, dès mon plus jeune âge, le désir de hacer algo. Unos años más tarde, la fotografía entró en mi vida y fue a través de ella que encontré la manera de involucrarme.

Percibimos cierto compromiso en su trabajo, particularmente durante la Marcha Blanca por Nahel. ¿Tenías un enfoque político claro cuando empezaste con la fotografía?

No diría que fue un movimiento político claro. Creo que en cuanto somos parte de una porción de la población que es discriminada o excluida, a menos que lo neguemos o lo ignoremos, automáticamente estamos en una perspectiva política, porque estamos en una lucha diaria. Más allá de ser fotógrafo, soy una persona negra que tenía que demostrarlo y que, lamentablemente, todavía tiene que demostrarlo. Siempre hay gestos, palabras, miradas inapropiadas por mi apariencia. Considero mi trabajo político porque aborda una realidad que vive mucha gente. Mi objetivo no es proclamarlo, sino acercarnos a un compromiso, a restablecer una cierta justicia a través de la fotografía y el arte en general.

Viajar juega un papel esencial en tu proceso creativo. ¿Por qué es importante para ti explorar nuevos horizontes?

Mis padres no me transmitieron esta cultura de viajar. No fue hasta los 21 que comencé a explorar destinos más excepcionales, especialmente más recientemente. Cuanto más viajo, más me doy cuenta de que es a través de diferentes destinos que tomo conciencia de muchos aspectos de nuestra sociedad en Francia, particularmente en París. Me permite hacer comparaciones con otras regiones y políticas, observar cómo funcionan, estudiar estas diferencias a través de la fotografía e identificar nuestros defectos y nuestras fortalezas.

Produjiste una serie de fotografías en Mayotte titulada “El país imaginario”. ¿Cómo te ha enriquecido este proyecto a nivel humano y como fotógrafo?

Realmente es el proyecto que más me conmovió. Fue muy violento enfrentarse a tal exclusión social y tal falta de consideración hacia un pueblo, que nunca hubiera imaginado por parte del gobierno francés. Vengo de una familia antillana, fui mucho a Martinica, pero nunca me di cuenta de hasta qué punto podíamos estar marginados y que otras islas podrían estarlo más en comparación con Francia. En Mayotte fue mucho más frontal, mucho más asertivo y es una isla con muchos niños. Como alguien que tiene un profundo apego a la infancia, me conmovió mucho ver las condiciones en las que crecen allí. Se supone que estamos en territorio de derechos humanos y no entiendo cómo podemos dejarlos en esta situación. Conocí a mucha gente, tomé fotos, pero también hablé mucho con ellos. Hice conexiones, por lo que partir fue un momento particularmente difícil.

Inmortalizas perfiles muy diferentes, ¿qué los hace tan fascinantes para ti y qué te empuja a fotografiarlos?

Gracias por ver esta diferencia entre cada persona, porque eso es exactamente lo que intento resaltar. Crecí con mucha diversidad y creo que desarrollé la creencia de que nuestras diferencias no deberían dictar nuestro lugar en la sociedad. No importa los destinos que visite y las personas que conozca, siempre me esfuerzo por demostrar que cada persona tiene una historia que contar. Lo que tienen en común es el vínculo que tienen con mi infancia y mi historia. Me sentiré más cómodo con personas socialmente excluidas, porque eso es lo que he experimentado. También estoy muy orgulloso de resaltar la historia de la diáspora negra. Pero no tengo barreras relacionadas con la apariencia o la cultura de las personas que conozco.

Consigues capturar una mirada muy auténtica. ¿Por qué es importante para ti congelar el momento presente sin artificios?

Es un proceso que comencé en 2013, cuando fotografié mi primera serie titulada “Alzheimer”. La idea básica era reproducir fotografías tomadas por mis padres durante mi infancia, que se pueden encontrar en álbumes familiares. Descubrí que había cierta incomodidad en estas imágenes y es una espontaneidad que redescubrimos con la llegada de Instagram. Fusionando los dos, con este toque de nostalgia por el pasado, di origen a este primer proyecto. Cuanto más avanzaba en la creación de esta serie, más me daba cuenta de que me gustaba, al tiempo que le añadía una mirada denunciatoria. Elegí usar película y “apuntar y disparar” para inmortalizar estos recuerdos. En mi opinión, ir a un vecindario y capturar digitalmente con flashes, luces, estilos, no produce necesariamente malas fotos, pero no es representativo de la realidad. Distorsiona esta belleza de la imperfección.

Aparte de tu objetivo de resaltar la vida cotidiana en los suburbios, ¿hay algún otro mensaje que quieras transmitir?

Por supuesto, lo que me habla son los suburbios porque soy un suburbano, eso es lo que me motiva personalmente, pero hay otros temas que me tocan. En Francia hablamos de los suburbios, pero en otros lugares, como en Detroit, son casas abandonadas y en Mayotte, más bien barrios marginales... Para mí, no es sólo un tema vinculado a los suburbios, es todo lo que toca la injusticia. , particularmente la injusticia social. Si puedo devolver una imagen a quienes ya no la tienen, o incluso a quienes nunca la tuvieron, sería genial. Es parte de mi ADN. En cuanto mi trabajo pueda contribuir a hacer justicia frente a la injusticia, ¡vamos, que estoy caliente!

¿Crees que tu arte ha tenido un impacto en el cambio de mentalidades?

¡Esta es todavía una pregunta que me hago! Hoy encuentro que el revuelo en torno a los suburbios se está desvaneciendo. Exploraron la industria durante 4 o 5 años y yo formé parte de ella. Durante estos 5 años, me pregunté sobre nuestro papel: ¿nosotros, actores de esta cultura, servimos o servimos a los suburbios? No creo que le haya hecho ningún daño, pero no puedo medir el impacto que tuve. Me tomo demasiado tiempo para ver si tengo uno o no. Hago mi trabajo, la gente viene a mis exposiciones, la gente me envía muchos mensajes entonces tiene que haber uno, pero ¿a qué nivel? ¿Por qué duración? Lo que realmente hará que las cosas sucedan es un movimiento general y creo que el tiempo nos lo dirá.

¿Cuál es tu mayor logro?

Mi mayor logro es haber obtenido este reconocimiento mediático por mi trabajo, a pesar de los obstáculos, para finalmente ser aceptado como artista y persona. Luché mucho en mi barrio para finalmente ser yo mismo, para sentirme libre, pasando años soñando con vivir en París para escapar de las barreras ligadas a los barrios. Una vez que llegué a la capital tuve que afrontar otras dificultades, a veces más difíciles de superar. Pero estoy muy feliz de haber logrado ser aceptado en el mundo del arte. En 2012 nadie se fijaba en mí en las inauguraciones, pero hoy esa misma gente quiere escribir sobre mí, invitarme a sus medios y comprar mis fotos. Es una victoria y una hermosa venganza de la vida.

@renaud.labelle

¿Qué podemos desearte para el futuro?

Salud, tanto mental como física. Tout ce que je désire c'est de continuer sur cette lancée, de continuer à pratiquer ce que je fais déjà, qu'on continue à me soutenir, parce que ce n'est pas facile d'être artiste et on a parfois envie d 'parar. ¡Quiero mantener esta motivación y seguir por este camino que nos permitirá tener justicia para todos!

n / A @jordankbs para la foto de portada

Para encontrar el trabajo de Marvin Bonheur, está aquí:

En Instagram: señor Bonheur

En su sitio web: monsieurbonheurartist.com

Escrito por Camille Noel Djaleb ( cosycam )

Puede que te interese

Frida Kahlo : Une Icône au-delà de l'Art
Astro Universe X : L'infinité de l'imagination à travers son art

Dejar un comentario

Todos los comentarios se revisan antes de su publicación.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.