La IA como catalizador del cambio en los negocios

L'IA comme catalyseur de changement dans le monde des affaires

En un fascinante artículo de Scott Galloway en Medium, se compara el impacto de la inteligencia artificial (IA) en los negocios con el de los medicamentos GLP-1, como Ozempic, en la pérdida de peso. Galloway destaca cómo estas dos innovaciones reducen los “deseos” en sus respectivos campos y exacerban las desigualdades existentes antes de generar una prosperidad más amplia. El artículo explora cómo la IA, al igual que Ozempic, está remodelando el panorama empresarial de maneras inesperadas, particularmente en el sector tecnológico.

Suprimir los antojos mediante la IA

La analogía entre Ozempic y la inteligencia artificial (IA) radica en su capacidad compartida para suprimir los antojos, pero en áreas diferentes. Para Ozempic, se trata de reducir el apetito por los alimentos, mientras que para la IA, se trata de disminuir la necesidad de que las empresas aumenten su personal para crecer. La IA permite a las empresas optimizar las operaciones, mejorar la eficiencia y reducir costos sin tener que contratar más personal. Esta capacidad de crecer “sin calorías adicionales” ofrece a las empresas la oportunidad de expandirse manteniendo, o incluso reduciendo, sus gastos operativos. La IA actúa como una palanca que permite a las empresas lograr más con menos, revolucionando los modelos de negocio tradicionales que asociaban el crecimiento con una mayor plantilla.

Desigualdades existentes exacerbadas por la IA

Así como el acceso temprano a medicamentos GLP-1 como Ozempic beneficia principalmente a quienes pueden permitirse gastar sumas considerables en la pérdida de peso, la adopción temprana de la IA tiende a favorecer a las empresas que ya tienen éxito. Estas empresas tienen los recursos para invertir en tecnologías de IA, lo que les permite aumentar su ventaja competitiva en el mercado. Esta dinámica corre el riesgo de exacerbar las desigualdades existentes, ya que las pequeñas empresas y las nuevas empresas pueden tener dificultades para competir sin acceso a herramientas de inteligencia artificial similares. Sin embargo, a medida que la IA se vuelve más accesible y su costo disminuye, existe la esperanza de que beneficie a una gama más amplia de empresas, contribuyendo a una prosperidad distribuida de manera más equitativa.

Impacto de la IA en el empleo

El impacto de la IA en el empleo es complejo y multifacético. Scott Galloway señala que, contrariamente a la creencia popular, la IA no reemplaza simplemente los trabajos existentes con máquinas. En cambio, transforma la naturaleza del trabajo al automatizar ciertas tareas y aumentar las capacidades de los equipos existentes. Esta transformación puede conducir a despidos, no porque los empleos desaparezcan en su totalidad, sino porque una mayor eficiencia hace que algunas funciones sean redundantes. Sin embargo, la IA también tiene el potencial de crear nuevos puestos de trabajo y áreas de especialización, lo que requiere una reevaluación de las habilidades y una formación continua de los trabajadores. Las empresas que adoptan la IA deben navegar con cuidado, equilibrando las ganancias de eficiencia con la responsabilidad social de garantizar una transición justa para su fuerza laboral.

Estos puntos clave ilustran la dualidad de la IA como fuerza de cambio en las empresas: ofrece oportunidades sin precedentes para la innovación y el crecimiento, pero también plantea importantes cuestiones sobre la equidad, la desigualdad y el futuro del trabajo.