Una nueva startup espacial quiere explotar el helio-3 de la luna

Une nouvelle startup spatiale veut exploiter l'hélium-3 de la lune
Dos exempleados de Blue Origin, Rob Meyerson y Gary Lai, han dejado sus trabajos para lanzar su propia startup dedicada a la extracción de helio-3 en la Luna. Aunque el concepto de minería lunar se ha debatido durante años, pocas empresas, si es que hay alguna, han intentado explotarlo. El helio-3 es un isótopo utilizado para la fusión nuclear y, aunque extremadamente poco común en la Tierra, abunda en la Luna, creado por el viento solar emitido por el Sol. Sus usos incluyen imágenes médicas, criogenia y llamas nucleares.

La misión de Interlune también abarca el desafío logístico de traer estos recursos de regreso a la Tierra de una manera económicamente viable. Con una financiación inicial de 15 millones de dólares y planes para establecer una planta piloto para 2028, la startup se está posicionando a la vanguardia de la minería lunar. Su “misión de demostración” prevista para 2026 constituirá un hito crucial, no sólo para demostrar la viabilidad de su proyecto, sino también para sentar un precedente para la exploración y el uso comercial de la Luna.
¿Y las implicaciones ambientales?

La exploración de helio tres plantea preguntas importantes sobre el impacto ambiental de la minería lunar. Preservar el entorno lunar, todavía en gran parte inexplorado, tendrá que ser una prioridad, lo que requerirá enfoques innovadores para minimizar la huella de la actividad humana.

Colaborar con gigantes del sector espacial como SpaceX o Blue Origin no solo podría proporcionar la infraestructura necesaria para facilitar estas misiones, sino también catalizar un esfuerzo de colaboración más amplio en la industria espacial. Esta sinergia entre nuevas empresas emergentes y empresas establecidas podría acelerar el desarrollo de la tecnología espacial y abrir nuevas vías para la exploración y explotación del espacio.

¿Hacia un futuro energético duradero?

La explotación de helio-3 por parte de Interlune podría marcar el comienzo de una nueva era en la fabricación de energía, brindando una oportunidad limpia y abundante para los combustibles fósiles. Esta búsqueda de autonomía energética tiene el potencial de transformar los sectores de energía, salud y investigación, prometiendo importantes avances tecnológicos y una era de prosperidad basada en recursos extraterrestres.